“Bridi se equivocó, los excesos afectaron a la pesquería”, afirma un empresario pesquero.
Los medios de Chubut señalan que “Jorge Bridi Subsecretario de Pesca de Río Negro aseguro que los excesos de pesca no afectarían al langostino algo que en la actualidad la realidad misma lo desmiente al funcionario quedando en una situación vulnerable en donde lo único que calmaría las aguas sería su renuncia”.
La de Jorge Bridi es una de esas historias que pasan desapercibidas para el gran público pero que en realidad encierran los cruces de los verdaderos intereses que manejan los piolines del poder real.
Claro que, como en esas películas sobre la mafia donde de golpe se descubre que un vecino que no levanta sospechas de nada es en realidad un “capo”, a veces debe salir a decir “esta boca es mía”.
Con la aparición de buques pesqueros pescando según todos los testigos a escasos metros de la costa de La Baliza y El Cóndor a ambos lados de la desembocadura del río Negro, la plácida y casi ignota vida de Bridi se interrumpió.
Tuvo que salir y, aprovechando la enorme cobertura mediática del gobierno provincial, declarar que “esos barcos están allí para guarecerse de tormentas marítimas; no están pescando”.
A nadie se le ocurrió lo que en este medio dejó bien claro Edgardo Intrieri.
“Nos quieren hacer creer que esos barcos se cubren en el lugar reconocido internacionalmente como el más peligroso de la costa argentina”, espetó Intrieri.
Y moviliza a meditar, averiguar y exponer.
Bridi forma parte del gobierno rionegrino desde la época de Horacio Massaccessi.
Si.
Desde hace 24 años, con un breve interregno donde pasó a ocupar cargos nacionales, su propia cuenta en la red linkedin anuncia que es Subdirector de Pesca de Río Negro desde hace 4 años y 4 meses.
Un raro caso de “estabilidad” en un ámbito donde los cambios de gobiernos impone cambio de funcionarios.
Para ello, Bridi cuenta con el “padriznago” de tipos pesados.
Según el programa ADN que emite el canal de noticias C5N, “los dueños del Mar Argentino” son
Jose Americo Moscuzza, presidente del Grupo Moscuzza, tribunal de ética de CEPA y presidente del Club Aldosivi;
Antonio Solimeno, presidente de Luis Solimeno e hijos S.A., tribunal de ética de CEPA, Jose Alberto Valastro, Grupo Valastro, tribunal de ética de CEPA y Oscar Fortunato, ex presidente de CEPA (Cámara de Empresas Pesqueras Argentinas), que con Macri pasó a ser funcionario del ejecutivo como presidente del Consejo Nacional Pesquero.
De ese Consejo, Bridi forma parte desde hace mucho tiempo.
Por estos días se pueden leer las crónicas de medios especializados sobre “la búsqueda” por parte de barcos de distinto calado del precioso “langostino”.
Las redes de arrastre filmadas en plena tarea por vecinos de la Comarca en esos buques supuestamente anclados frente a nuestras playas pueden orientarse en ese sentido.
Este medio logró comunicarse con colegas de Chubut entendidos en la materia en una región donde el tema es muy sensible.
Tanto que aún sigue impune el crimen de Gangeme, el periodista que investigaba “la mafia de los langostinos” hace muchos años.
Ellos aseguran que la pesca argentina vive desde que asumió Macri una situación de descontrol donde se depreda nuestra riqueza ictícola sin miramientos y con enormes ganancias.
Dice el medio “Pesca Chubut”:”Off de record pescadores de lanchas artesanales nos aseguran que Nación llevó adelante una pesca ilegal sobre aguas provinciales ingresando al Golfo San Matías provocando una depredación sin precedentes lo que está afectando la actual temporada provincial, en otras palabras Nación actuó como los “buques piratas chinos”. Además afirman que se le entregaron permisos de pesca a personas que no provienen del ámbito de la pesca quienes están vendiendo el pescado a otras provincias desabasteciendo a las plantas pesqueras de Rio Negro. Este accionar no sería legal y ex empresarios condenados por narcotráfico estarían llevándose el langostino de Rio Negro”.
A Bridi aún no se le ha preguntado por qué los barcos “se guarecen” en el sitio más peligroso.
Debería consultársele.
Quizás hable de nuevo.
O tal vez siga callado y la gobernadora electa lo mantenga en el cargo gracias a ese llamado que hace 21 años se recibe en la Casa de Gobierno.