Es llamativo lo que ocurre en Viedma estos días.
Roban en un local a 30 metros de la Jefatura.
Roban una inmobilaria y los ladrones, en lugar de fugarse para la ruta 3, eligen pasar frente a la Comisaría 34 donde son detenidos.
Dos policías de una unidad salvan a una mujer de un suicidio y, al otro día, otros dos de otra Comisaría, salvan a una criatura atragantada.
Secuestran plantas de marihuana y realizan tres allanamientos y dicen que alguien tiene más de mil (si, 1000!!!) gallinas en un patio del barrio Lavalle.
Persiguen una camioneta que cruza a alta velocidad y dicen que lleva casi tres toneladas de carga ilegal de carne, aspecto imposible para ese rodado y mucho menos a alta velocidad.
Lo peor es que informan que son “seis medias reses que pesan 2.800 kilos”.
O sea, cada animal debe haber pesado entero más de una tonelada y media…hay elefantes en la región.
El picnic de los comunicados de prensa de la policía rionegrina estos días es imposible de perdérselo.
Es que al estar sesionando el Tribunal de Disciplina que otorga los ascensos de fin de año todos quieren ser primeros en la lista.
Y vale todo.
incluso, parece, hasta exagerar datos.
No hay que olvidar aquí que el gobernador Weretilneck primero y la Justicia después, sancionaron a los efectivos involucrados en la asonada de diciembre del 2013.
Ello traba ascensos por al menos dos años a centenares de efectivos y abre un abanico enorme para muchos otros.
Si entran a robar en “La H es muda”, a media cuadra de la Jefatura en Viedma, qué puede esperarse en Los Menucos?
Alguien puede creer que un grupo comando, especialmente preparado para un atraco cinematográfico en una inmobiliaria, escape por el centro del pueblo y no para el sector de rutas y caminos rurales?
Puede un vecino tener mil gallinas en su patio sin que nadie se de cuenta y no ser multimillonario en una ciudad donde la docena de huevos cuesta 70 pesos? Produciría entre 2 mil y tres mil huevos por día con un par de buenos gallos el hombre.
Una camioneta cruza a alta velocidad un puesto caminero para llamar la atención y que la persigan?
Es poco creíble.
Sin especular en los gestos de arrojo que rápidamente se difundieron en los medios de prensa, primero porque se trata de vidas humanas y, segundo, porque ya si se miente en ello estamos éticamente condenados.
Cierta vez un general quiso explicarle a Napoleón una derrota.
El corso respondió:
-“No insulte mi inteligencia, general”
Justo es recordar que en la Francia imperialista los ascensos no dependían de bombas mediáticas.